Aplicar el principio de igualdad en las escuelas: coeducar

In Noticias Educar en Igualdad by Fundación Mujeres

Se acerca la vuelta a las clases y desde Educar en Igualdad hemos querido traeros un artículo elaborado a partir del contenido de nuestro material “del sexismo a la igualdad: la escuela coeducadora” que forma parte de nuestro “Maletín de Coeducación”.

¿Por qué se continúa hablando de coeducación cuando se supone que los conocimientos que recibe el alumnado son igualitarios?

A pesar de los avances, sigue resultando necesario hablar de educar en igualdad porque todavía se realizan diferencias entre lo apropiado para niñas y niños en función de su sexo. Se sigue ocultando lo femenino y se potencia una sola forma de ver la vida, la del género masculino.

La coeducación tiene entre sus objetivos recuperar los aspectos positivos de la cultura femenina y fomentar su desarrollo entre los niños, al tiempo que se potencian en las niñas los aspectos positivos de la cultura masculina.

En 1985, las escuelas en España pasaron a tener que constituirse como mixtas, para favorecer esta educación igualitaria. Sin embargo, no podemos asociar escuela mixta con escuela coeducadora, ya que el agrupamiento de chicos y chicas en un mismo espacio no es garantía de una enseñanza igualitaria. En 1990, con la LOGSE, aparece  por primera vez la Igualdad de Oportunidades como principio regulador y trasversal del currículo escolar. Y a pesar de que han trascurrido tres décadas, podemos seguir afirmando que en una amplia mayoría lo que se oferta en las escuelas se corresponde con la igualdad formal, no real, porque:

  • Lo que oferta es uniformidad y supuesta neutralidad.
  • Lo que oculta es la hegemonía de la educación masculinizada sobre la devaluación de una educación amplia y comprensiva con todos los valores.

Algunos ejemplos son:

  • Los contenidos e ilustraciones de los libros de texto ocultan a las mujeres, sin referencias a sus aportaciones, o bien, reproducen roles tradicionales de ambos sexos.
  • El lenguaje utilizado tiende a ocultar lo femenino.
  • Se valoran como superiores e importantes los saberes tradicionalmente asignados al mundo masculino, llegando a desaparecer del currículo los saberes denominados femeninos, válidos para el cuidado de las personas y el autocuidado. 

Así, el currículo oculto refuerza la división de género tradicional con la transmisión de normas, valores y expectativas diferentes para las alumnas y los alumnos. Además, la organización escolar también forma parte de los aprendizajes del alumando; siendo la enseñanza un sector del que participan mayoritariamente mujeres, en los puesto de liderazgo, dirección y decisión, son minoría.

TIPS PARA APLICAR EL PRINCIPIO DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES EN LA ESCUELA

  1. En el currículo escolar: 
    • Incorpora en la programación las habilidades y conocimientos de las mujeres.
    • Incorpora al currículo personajes femeninos de rango social público que hayan contribuido a la mejora social.
  2. En los materiales didácticos:
    • Asegúrate de que aparezcan de manera equilibrada mujeres y hombres.
    • Rechaza aquellos que sigan reproduciendo modelos tradicionales sexistas y no aporten propuestas para superar las discriminaciones.
    • Hazte con cuentos no sexistas, adapta o explica los populares.
    • Procura que todos los recursos del aula sean utilizados de manera equilibrada por niñas y niños.
  3. En el lenguaje utilizado: 
    • Revisa el sistema de comunicación para asegurar un uso no sexista del lenguaje.
    • Evita expresiones estereotipadas en la comunicación diaria, como por ejemplo, “dile a tu mamá que te ayude”, “venga, dos chicos fuertes para mover la mesa”.
  4. En la distribución y uso del patio y aula:
    • Fomenta la participación equilibrada de niñas y niños, en grupos mixtos y en los diferentes juegos: deportivos y tranquilos.
    • Vigila que los espacios sean ocupados de manera equilibrada, sin acaparamientos.
  5. En la organización escolar:
    • Buscar la proporción y el equilibrio de mujeres y hombres en el reparto de cargos, responsabilidades y tareas por parte del profesorado.

 

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!